martes, 20 de abril de 2010

La postmodernidad

Hace días que percibo excesivas trazas de postmodernidad, como un tufillo de estructura irremediable, lo que es, es. Así que, aunque las lecturas universitarias me dejaron una suerte de mapa de lo que entendemos por postmoderno, lo busqué el wikipendia para tirar un poco más del hilo y para poder compartirlo sin citas hiper pedantes. El resultado, de veras, es impactante. Señoras, señores, lean, piensen, detengan la postmodernidad…

  1. En contraposición con la Modernidad, la posmodernidad es la época del desencanto. Se renuncia a las utopías y a la idea de progreso.
  2. Se produce un cambio en el orden económico capitalista, pasando de una economía de producción hacia una economía del consumo.
  3. Desaparecen las grandes figuras carismáticas, y surgen infinidad de pequeños ídolos que duran hasta que surge algo más novedoso y atractivo.
  4. La revalorización de la naturaleza y la defensa del medio ambiente se mezcla con la compulsión al consumo.
  5. Los medios masivos y la industria del consumo masivo se convierten en centros de poder.
  6. Deja de importar el contenido del mensaje, para revalorizar la forma en que es transmitido y el grado de convicción que pueda producir.
  7. Desaparece la ideología como forma de elección de los líderes siendo reemplazada por la imagen.
  8. Los medios masivos se convierten en transmisores de la verdad, lo que se expresa en el hecho de que lo que no aparece por un medio de comunicación masiva, simplemente no existe para la sociedad.
  9. Aleja al receptor de la información recibida quitándole realidad y pertinencia, convirtiéndola en mero entretenimiento.
  10. Se pierde la intimidad y la vida de los demás se convierte en un show.
  11. Desacralización de la política. Desmitificación de los líderes.

Conclusión, vivimos tiempos de consumistas descreídos, sarcásticos, deprimidos o supinamente superficiales, ecologistas, petardos llenos de contradicciones, fanáticos de lo efímero, de lo banal, lo inmediato, lo bello juvenil y la fugacidad de una sonrisa, de un orgasmo, de una letra pop. Así es nuestro tiempo y conviene saberlo si no queremos convertirnos en una caricatura de nosotros mismos.

2 comentarios:

  1. vamos a inventar una época nueva.

    ResponderEliminar
  2. Locos y deprimidos de vuelta del exilio. Carnes de despiece no sois bienvenidos.

    ResponderEliminar