jueves, 18 de febrero de 2010

La vergüenza

En la inmortalidad de Milán Kundera se habla de la importancia del modo en que a uno le alcanza la muerte. Y es que la certera hora otorga la fama y la trascendencia como una capa de armiño con la que uno avanzara hacia el Olimpo. Resulta relevante pues, en un sentido teatral, si uno muere fulminado por un rayo en el camino de vuelta a casa tras salvar a media humanidad o si en cambio a uno le atrapan las parcas, de un soponcio seco y tras un largo hipido, en el único día en que a uno le dió por disfrazarse de pollito amarillo.
A los presidentes de los gobiernos les viene pasando, desde hace tanto, algo parecido. Al final metafórico de sus días de gloria les sigue una suerte de deformación grotesca de su imagen y sólo aciertan a abandonar el cargo hasta que ha ocurrido este hecho. Es como aquella vez en la que jugábamos a sujetar el cabo en la popa del barco. Perdía el que soltaba antes la cuerda, ganaba el más resistente. Eso sí, se desaconsejaba morir ahogado. Yo casi me trago dos litros de agua antes de que el patrón parase el motor ¡Pero hija! ¿Por qué no te sueltas?.
Pues eso…y lo peor es que esto ocurre en el contexto de la encuesta que acaban de firmar Víctor Pérez Díaz y Juan Carlos Rodríguez y que analiza la desconexión entre la sociedad y la clase política españolas. Los autores analizan la situación del país ante la crisis como fruto de los comportamientos respectivamente pasivos y autocomplancientes de ciudadanos y políticos, alerdados por la dulcura de la bonanza y ahora aturdidos por la inapetencia y la falta de nervio para salir de la crisis.
Y yo me pregunto Presidentes, aspirante y comparsas todas ¿Para qué aguantar hasta que la vergüenza te sacude de tal modo que tienes que desaparecer del país durante unos años y tardas décadas de terapia en rehabilitarte como persona si a los españoles les importa todo un pijo? ¿No será, queridos amigos que a la clase política también les importamos lo mismo? Una vez le escuche decir a una política de provincias emparentada con Aznar quejarse del enfoque del partido en su región. Su bella simpleza me dejo boquiabierta: tenemos que hacer cosas que le importen a la gente…
Así que gente, espabilad, buscad la importancia, el sentido, el valor, pensad un poco ¡que es gratis!, venced la pereza y la indiferencia, luchan contra la desafección, la desconexión y esa estúpida sensación de que todo se pasa con una caña. El futuro importa, la dignidad también. ¡Ala chicos, a mover el culo, si no queremos quedar al final como pseudo civilizados pollos chamuescados por el rayo de la mediocre vergüenza!

6 comentarios:

  1. Dinero, dinero, dinero, todo es por dinero. La política es el refugio nacional de incompetentes, chulos, vividores y caraduras que no tienen donde caerse muertos y han encontrado en la política su medio de vida. Es muy fácil!!! Sólo tienen que comer el coco a la gente (con cualquier zarandaja, ya sea rollo derechas, izquierdas, nacionalismos, o lo que se les ocurra ....) para que cada cuatro años les "renueven" sus maravillosos sueldos por no hacer nada, bueno si, adjudicar contratos a dedo a los familiares y amguitos.

    Y encima, con pensiones vitalicias, prácticamente libres de impuestos por haber ejercido cargos públicos. Sin contar con otras por haber pertenecido a alguna comisión parlamentaria que no valen para nada, etc.

    Amelia, hablas de vergüenza, de qué???? si no sienten vergüenza, o lo que es lo mismo, son SIN-VERGÜENZAS profesionales. Al que se le cae la cara DE-VERGÜENZA, se "pira" porque no le compensa, además puede vivir por sus propios medios lejos de la política.

    Y para no matar a la gallina de los huevos de oro se aseguran muchos años de gloria con un muy deficiente sistema educativo, laxa moralidad y valores, etc., que garantice un populacho "opá" fácil de camelar ... borregos que no rechisten.

    Quieres luchar? yo también! le he dado muchas vueltas pero sabes lo único que veo?... el EXILUM!

    Besos.
    404_Not_Found.

    PD: Ánimo!!!! que no es para tanto, la liga está interesantísima, los árbitros en boca de todos, la semana que viene Champions, falta poco para que empiecen los toros, feria de Abril, ... no pasa nada ...

    ResponderEliminar
  2. Paso de cambiar la hora así nuestras conversaciones parecen más underground!!

    Eso, todos al exilio, que gobiernen nuestras sombras huidas!!!

    ResponderEliminar
  3. jajaa, precisamente de eso nos sobra, gobiernos en la sombra, jajajaja.

    Me río pero me apena profundamente. Nos creemos un país avanzado pero la realidad es que estamos más cerca de las repúblicas bananeras que de las sociedades avanzadas occidentales.

    Querida Amelia, tu le ves solución??? (y con ello no quiero decir que haya que dejar de luchar a sabiendas de que no vas a ninguna parte).

    Besos.
    404_Not_Found.

    ResponderEliminar
  4. La solución no es mágica pero tiene que ver con este tipo de cosas, con el debate social, con los intentos de resistencia pacífica, con la palabra.
    Para mí, cada ciudadano que no se alinea con la mediocridad y la desidia es una conquista. Cada español que admite que tenemos un problema ya es un potencial gestor del cambio.
    Nuestro mejor escenario no pasa por arreglar las cosas rapidamente. Tenemos que cambiar bases como la educación superior o la política de investigación y eso no da resultados hasta décadas después pero no hay que parar de decirlo, de hablar de ello, de reclamarlo y de buscarlo.
    Seguimos charlando amigo Paco ya que el debate va para largo...

    ResponderEliminar
  5. Los artificiales políticos braman desde el estrado asegurando pretender un futuro mejor, pero mienten .
    Lo venidero es un desinterés deshabitado que a pocos les importa, mientras, el pasado esta colmado de vida y su imagen les estimula, les enfurece, les insulta y por eso quieren demolerlo o tan solo restaurarlo. Solo quieren ser los propietarios del futuro para poder transformar el pasado.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, MC, como el dios Jano miran atrás y adelante al tiempo, de un modo esquizofrénico. Pero, ¿miran el pasado porque lo añoran? ¿porque este país sigue traumatizado de guerras civiles, carlistas y cainitas? ¿Por falta de imaginación?, ¿por pereza?
    Ni siquiera creo que se mire al pasado con inteligencia, con distancia.
    Bah, los políticos aburren a las ovejas pero amigo Canet, qué me dices de nosotros, los normales, los desposeidos ciudadanos. ¿qué tenemos que decir? ¿qué responsabilidades pensamos asumir? Estamos reodeados de grises, de acomodados flácidos que no quieren saber nada de futuros o pasados. Vacuos colmados de presente que se anestesian con cerveza y televisión, insensibles a la verguenza o el ejercicio de la libertad que debería mover nuestros proletarios y postmodernos culos irremediablemente.

    ResponderEliminar