viernes, 16 de octubre de 2009

Una parte de tí

En ocasiones descubres
en el rincón más inesperado
una parte de tí
dormida.
La miras,
no desde fuera
como un fantasma
sino escrupulosamente
metida en sus zapatos
viendo por sus ojos
gozando con sus saltos
y sigues bailando
feliz con ella
feliz ante el reencuentro
sorprendida por la verborrea
incesante y jovial
de aquella mujer
valiente y viva.

Incapaz de ceder
a la equidistancia
la acompaño a casa
casi amaneciendo
-Duerme a mi lado-
le digo,
hay sitio de sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario