miércoles, 14 de octubre de 2009

Bienvenidos al exilio

"Exilio": Separación de una persona de la tierra en que vive
Existe el tópico comunmente aceptado sobre el dolor del exilio. No cabe duda de que puede resultar doloroso abandonar el país que uno ama. Pero no siempre. El mundo está lleno de gentes que se separan gozosamente del lugar en que viven porque se puede ser feliz en cualquier parte (o en ninguna). Pero también puede uno separarse sin irse del todo, tomando, como dice Victor Pérez Diáz ese hábito de la distancia que otorga a uno la capacidad de ver las cosas con templanza, desafección y espíritu crítico.
Hace varios años que vengo sintiendo una especie de exilio interior, una suerte de extrañación ante este país nuestro, no incluyéndome en sus mayorías de uno y otro signo y anhelando paraísos pasados (tiempos de agora) o futuros, en que la ciudadanía fuera un lugar enriquecedor y apasionante y no, como percibo, un territorio sectario y manido que me aburre mortalmente.
Por otra parte, las reuniones en torno al vino, las comidas en el chino con JC y otros grandiosos foros de debate, acababan siempre en buena crítica social sin más eco que los pocos aunque selectos contertulios de mi exilio voluntario. ¡Basta de circunloquios!
Me niego a los límites de un discurso melancólico.
Abandono la soledad librepensadora y busco apoyo.
Exiliados interiores, happyswifters, votantes indecisos, desviaciones típicas, salid del armario. Compartamos tierra y libertad sin etiquetas, sin ofuscación. Ciudadanos libres, unios.
Bienvenidos al exilio!!!

5 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog. La mejor manera de "luchar" contra las situaciones que no te gustan es revelarte, y entiendo que este es tu primer paso, me parece muy bien. Si no encuentras en la sociedad ese lugar enriquecedor es porque no lo has buscado suficientemente porque gente interesante y apasionante la hay y bastante. Igual que unos buscan como sea los espacios de recreo como cada uno entienda, así debes de empezar a buscar allí donde puedas encontrar lo tuyos. Sigue así Susi.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga....hubo un día en el que me escapé con lo puesto de la vida que llevaba y volví al sitio del que nunca me llegué a ir de forma física. Ese fué mi exilio y mi decisión más acertada, ahora tengo claro qué vida quiero llevar, al aire libre, con mis animales, mi micromundo, mi gente y mis salidas totalmente dosificadas.Lo demás, lo veo desde mi azotea.

    ResponderEliminar
  3. Uno puede ser feliz en cualquier sitio o en ninguno, me quedo con ello, grande Amelia, bienvenida¡¡¡¡, abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me emociona tu tremendo striptease cotidiano. No conozco otra sublime desnudez como la tuya. Y me afecta tan íntimamente como me raspa y como me azuza.
    Lo que se ha hecho no puede deshacerse. Ése es el infierno. Mi infierno.
    Y tú eres parte de esa consciencia y de ese dolor.

    ResponderEliminar