miércoles, 10 de marzo de 2010

Los molinillos de viento

En mi bolsa de Hello Kittie atrapé los molinillos, los había a cientos y lo mejor fue liberarlos y verlos alejarse en alegre entropía. El resto de mi vida he seguido la senda de liberar cuantos molillos de viento he creído atrapados o insuficientemente voladores. Me maravillé no sólo con la mujer que sabía volar sino con el hombre que la buscaba, con el poema de Girondo, con todos aquellos pequeños detalles aéreos y felices como molinillos, los dulces besos de amor en los andenes, los abrazos chorreantes de Sara, las primeras palabras diáfanas de Javi. Y atrás quedan el resto de miserias terrícolas sin la menor trascendencia para mi alma.

2 comentarios:

  1. Los gélidos días de Marzo han perforado tu bolsa de Hello Kittie. Me gusta mucho , sobre todo esos sensibles molinillos que has atrapado.

    Un saludo Amelia.

    ResponderEliminar
  2. Marzo, Febrero, Enero, Diciembre, Noviembre, Octubre, Septiembre, Agosto, Julio, Junio...soy una luchadora de fondo. Y yo me pregunto ¿cuanto tiempo hace que no ves pasar un sólo molinillo de viento?

    ResponderEliminar