jueves, 19 de noviembre de 2009

Para el mítico George

Mítico y legendario compañero recuerda que:
Acepté tu primera propuesta de amor eterno aquella vez sobre el abismo del Puente de San Pablo. Es verdad que el vértigo y el pánico nublaban mi voluntad, y acepté sin pensarlo pero tampoco es menos cierto que fue uno de los momentos más importantes de nuestra vida juntos.
Regresé tras una breve pausa en la que valoré sin presiones la naturaleza de los estímulos de nuestro amor. Al final descubrí que es posible ser profundo y auténtico sin escribir poesía y también es posible escribir poesía y leer el Hola, que se puede ser intelectual y mamón y también mamón a secas. Que ser intelectual es un un mérito cualquiera como la simpatía o la vitalidad.
Me casé contigo un día de sol, lluvia, granizo, viento y ovejas bíblicas y allí, frente a todos, leí un alegato lleno de razones de por qué te escogí entre todos.
Dimos vida a dos ángeles. Sabes que hay días que uno se emociona sólo de verles dormidos…
En definitiva, somos grandes, compartimos un destino. Amor, estas son las flores que nunca te regalo…

3 comentarios:

  1. Gracias Susi, tú si que eres grande. Me acuerdo cuando era pequeño y viajábamos en coche toda la familia y cada uno iba pensando en sus cosas, alguien escuchando música, otro mirando las tonalidades..... y luego llegabas a casa y hacías la vida normal, rutinaria, de tardes invernales en pijama en casa sin ninguna novedad, ni buena ni mala. Y, sin embargo, ahora mirando hacia ese pasado me doy cuenta lo bien que lo pasé y lo féliz que nos criamos. Y no hacían falta grandes ocasiones sino simplemente vivir el día a día. En esa línea, y a diferencia de lo que pueda parecer a veces, creo que la vida que tenemos está muy en línea con ese recuerdo que tengo, de paseos por el Retiro, de compras en mercados, de comidas y cenas de elaboración casera, de risas de niños en la bañera, de madrileños por el mundo en la cama..... y tantos momentos como ya sabes.
    No necesito flores porque se marquitan en dos días, y como las grandes celebraciones son efímeras. ´Por eso me encanta vivir el día a día, normal, rutinario, sin grandes conversaciones intelectuales super profundas ni películas coñazo de filmoteca. Que ya sabes que no soy de esos de gafas de pasta con la bufanda de media vuelta, que soy más de ir al campo con bocata de tortilla y porrón, o de paseo por madrid con ojos de turista flipando con todo.
    Ese soy yo y esta es nuestra vida, que sinceramente creo que es cojonuda.
    Besos y seguimos volando chata...

    ResponderEliminar
  2. ...sabeis que cada dia os envidio mas? teneis algo precioso, creo firmemente que el amor es una suerte, una lotería...y a vosotros os ha tocado el gordo..
    os quiero
    Ana (la madrina...)

    ResponderEliminar
  3. Ahora que veo con estos ojos pequeñitos que no miran nada pero que por desgracia para mi lo ven todo, veo una vez mas algo tan importante que me reconcilia con esta cosa rara que es la vida. Y siento que al mirar, abarco tantas cosas que me hacen temblar unas veces de emoción, muchas de miedo y muchas de incertidumbre. Soy ya muy mayor -pienso- para sorprenderme ¿no? pero me sorprendo cada día con esta cosa, mucho mas rara que la vida, que es el ser ¿humano? Todo lo que he leído mas arriba me conmueve un poquito, pero ahora mismo estoy desalentada tanto con la vida como con el ser ¿humano?. Una niña de tres años ha muerto como consecuencia de malos tratos y violación por parte de la pareja de su mamá. Y tengo la sensación tremenda de que no sé hacer nada para evitarlo y que me gustaría saber qué impulsa a alguien a hacer estas cosas que derrumban mi alegría y el bienestar de mi conciencia. Tengo que estar aquí todavía, supongo, algunos años y estoy profundamente triste.

    ResponderEliminar