jueves, 6 de febrero de 2014

Elástico tiempo

Dicen los viejos que largo es el invierno
y corta la vida.

Cerca, lejos, contraído, disperso,
Elástico-tiempo.
Estaciones corriendo como avalanchas,
o la existencia al relentí de un diapasón con el outlook de fondo,
im-per-té-rri-to.

¿Cuanto falta? Falta mucho.
Zas. No queda tiempo.

(***El tiempo es como una de esas tiras de latex para ejercitarse
que pueden expandirse con cierto esfuerzo
pero al final, sabes que sigues sosteniendo un extremo en cada mano.)

Por ejemplo, hoy estás cerca.
pero 25 años atrás
flotando en el mar
sin decir palabra
también estabas cerca.
Y desde entonces,
si te soy sincera.
nunca he percibido la distancia.

La vida resulta confusa,
entre experiencias cuentagotas
y recuerdos sin bordes,
horas de espera en salas de espera acumuladas
y paellas de domingo
que al segundo son ya retinas mirando
los restos amarillos en el plato.

Ya sabes, el tiempo lo pone todo en su sitio.
Cerca, lejos, contraído, disperso,
Elástico-tiempo.

Por ejemplo, lejos está nuestra infancia
y su olor a infinito matemático,
cerca estás tú
con la misma expresión de los 5 años
y 100.000 litros menos
de miedo al futuro.

2 comentarios:

  1. a mí se me filtra entre los dedos el tiempo, tiene un aspecto líquido que lo hace visible y con entidad pero absolutamente inaprensible y muy juguetón, te deja las manos vacías, pero mojadas. en un visto y no visto.

    ResponderEliminar
  2. Es lo bueno y lo malo de la elasticidad... pero es lo emocionante y esperanzador!! Ante la inelasticidad de ciertos personajes sobretodo ;)

    ResponderEliminar