sábado, 27 de noviembre de 2010

Momento estelar

Es frecuente que un paralelismo haga arrancar una reflexión. Es este caso la alineación planetaria es a los planetas y la previsibilidad de sus órbitas como el 14 a la posibilidad de que coincidamos casi siempre las mismas personas a las mismas horas. Así, cual alineación planetaria el 14 ha reunido mágicamente, holísticamente a muchas de sus estrellas en un mismo viaje.
La primera estrella es Estrella, la cooperante parlanchina, sentada frente por frente a María-Malaspulgas, a su lado la peripuesta mujer san bernardo y justo detrás la inclasificable mujer felina. Hoy no están ni Caradeajo ni el hombre san bernardo de gran porreta (hoy he fabulado un poco más sobre él y "he percibido" que era natural de Badajoz pero habría estudiado derecho en Sevilla, y tomado muchas cañas por el centro, y en seguida se había sacado la plaza de secretario judicial, tal y como hacen los buenos hijos de provincias para salir de ellas, y comenzó a trabajar en un juzgado en Colmenar Viejo y luego en los de Plaza de Castilla y allí conoció a Adelita, la pizpireta mujer san bernardo, ¿podeis imaginar un san bernardo con abriguito morado y gorro de lluvia? Es una monada)
En fín, estas cosas pienso mientras me dirijo a mi torre acristalada del paseo de la castellana a describir procesos y a pintar diapositivas. ¿Por qué? porque coincidimos cada día, porque francamente me apasiona el ser humano y sus historias, porque me gusta mirarles y fabular. Aunque hay quien piensa que tengo poderes, no paranormales sino poderes para-ver-normales y verlos a fondo y verlos a conciencia. Y encima se me alinean los planetas, que más se puede pedir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario