jueves, 27 de mayo de 2010

Muñecos de cristal

Jorge me diría, pero ¿ya estás haciendo un estudio sociológico? Sí, jeje, no puedo resistirme. Todo arranca de repente, es una pulsión natural. Hoy en el autobus ha vuelto a suceder. Vaya pero ¿Cómo se puede tener esa cara de ajo todos los días y al tiempo vestir de esa forma tan cuidada y personal? ¿no es eso una incoherencia? ¿un gazapo? Todo eso pensé de la ávida lectora que yo presumo funcionaria del ministerio de cultura. Está soltera, añado, y no tiene gato porque no soporta que los animales suelten pelo (aunque está en contra de los abrigos de piel y es socia de P.E.T.A). En el bus es sencillamente una estúpida pero fuera apuesto a que atiende a clases de yoga o tai-chi, a juzgar por sus cómodos y flexibles zapatos y algunas casacas que lleva propias de personas que ya visitaban nepal en los 80 y que si pudiera te cantaría esa canción de Chenoa: “Cuando tu vas, yo vengo de allí…”
Pero en verdad no puedo validar mi hipótesis. Tal vez no sea funcionaria ayurveda pero su rictus testimonia rigidez, sus ademanes resentimiento cuando debe levantarse a ceder el asiento interior. ¿Por qué alguien así se viste de progre, práctica técnicas de proyección trascendental y utiliza kimonos para ir al trabajo en señal de orientalismo vital? Al día de hoy me sigue maravillando que toda una vida no sea suficiente para aprender a permanecer en ella satisfechos y tranquilos. Que poco hemos aprendido si nos siguen afectando las mismas pequeñeces y resoplamos cuando tenemos que cambiar de postura para que pase otro. Cuanto cuesta, por el contrario, compartir o sonreir, intolerantes a la lactosa y a la frustración, como muñecos de porcelana, dando tumbos con cada curva del 14.

5 comentarios:

  1. Eres la bomba, de un estudio sociológico que podía ser simplista, como los que solemos hacer los demás, has terminado con un alegato que me ha encantado.
    Pienso igual que tú, y como ya sabes no hay cosa que más me pueda que las poses (el que va de progre y no lo es, los de las gafas de pasta...), casi tanto como aquellos repeinados con el jersey en los hombros...... Lo mejor, ser natural e ir aprendiendo según pasa la vida.
    si algún día te decides y escribes un libro te recomiendo que le titules: 14.

    ResponderEliminar
  2. hoy ha sido el día en que me puse la caída más mítica -más si cabe que el mítico Yorch- de mi vida. no puedo pensar más allá. mi vida ha discurrido siempre como un electro en el que tras una caída(figurativa, o literal) tomo impulso cual muelle y emprendo el salto al cielo. así que, Susa, por fin encuentro el punto positivo en todo esto: mi punto de inflexión

    ResponderEliminar
  3. Gente buscándose a sí misma
    como todos.

    Me ha encantado

    Un saludo

    Blas

    ResponderEliminar
  4. Eso es,es una búsqueda. Pero no todo el mundo la emprende. Hay quienes permanecen inmóviles al borde del camino y congelan y júbilo y quieren con desgana. Y se salvan...you know blas.

    ResponderEliminar